FILOSOFÍA PARDA, el Amor

 Si alguien me preguntara que opino sobre el amor en la pareja humana, respondería de entrada que es una especie de enfermedad transitoria de duración muy variable que altera principalmente  los sentidos.

Suele atacar, por parejas, con intensidad variable, pero siempre distorsionando la realidad con más o menos fuerza, dependiendo del grado de intoxicación.

La manifestación más notable es la de un estado eufórico con sensaciones altamente agradables que se intensifican si se es correspondido por el otro miembro de la pareja.

En caso contrario, cuando el otro miembro no siente la misma intoxicación, las sensaciones, también intensas son de carácter negativo y causan graves trastornos emocionales, que en los casos más extremos pueden llegar al suicidio.

El amor, entendido como sentimiento, sigue las mismas pautas de todo en la vida, nace, tiene una vida muy variable y acaba muriendo.

Genera, a medida que va muriendo, sentimientos negativos como pueden ser, los celos y el odio, este último se manifiesta con mayor intensidad si el amor ha sido intenso.

La mayor fuente de conflictos se genera por la diferencia del grado de intoxicación, pues es difícil que el desamor llegue a la pareja con la misma intensidad, ya que en la relación suele mandar el que menos ama.

El ciclo del amor puede ser de muchas y variadas formas, y se puede manifestar varias veces en la vida de las personas, los hay de alta intensidad pero de corta duración y también todo lo contrario, los que duran para siempre y pueden perdurar aun cuando falte uno de los miembros

El verdadero tamaño de un amor solamente puede valorarse por el hueco que deja cuando falta.

Ignoro si este sentimiento se manifiesta en el resto de mamíferos. Pero observo que a mayor grado de inteligencia, más tiempo necesitan las crías para su formación. Pongo por caso que las crías de elefante necesitan más cuidados durante más tiempo que las crías de conejo que con menos tiempo son capaces de alimentarse por sí solas, en el caso humano el tiempo para la formación por lo tanto es el más largo de todos.

Eso requiere estabilidad en la pareja de progenitores y es ahí precisamente donde surge la necesidad de establecer unos vínculos más intensos que los puramente sexuales que permitan la formación de los hijos, esos potentes vínculos los procura el sentimiento amoroso como imprescindible para la formación de la pareja. Los roles han ido variando con el transcurso del tiempo, pero todavía persiste el atavismo en un nivel inconsciente de que el varón sale a cazar y la mujer se ocupa del cuidado del hogar y la formación de las crías.

He oído alguna vez, la aseveración de que el matrimonio es la tumba del amor, yo opino que esta frase es muy extrema , pero tiene algo de realidad, creo que el varón es promiscuo porque antropológicamente está concebido de manera diferente a la mujer, su función natural por lo tanto es la de esparcir la simiente con distintas mujeres para garantizar la continuidad de la especie, en cambio la mujer suele ser más fiel, o menos promiscua sexualmente hablando porque su función es mantener la unidad familiar lo más cohesionada posible.

Sé que esta opinión es políticamente incorrecta, pero en el tema de la sexualidad hay mucha tela que cortar y solamente apuntaré que el verdadero poder de la pareja está en manos de la mujer, ella controla, en nuestra cultura el tema sexual y el varón propone pero la mujer dispone y ese diferencial mantiene el equilibrio de la pareja. En este tema solamente apuntar que en el sexo entendido sin más connotaciones hay más demanda que oferta, si se tienen dudas no hay más que consultar las páginas de cualquier periódico para observar la extensa demanda de sexo de pago dirigida a los varones, y aquí dejo mi opinión en espera de que alguien me pregunte que opino del sexo.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: