¡¡AHÍ AFUERA!!

 

-No caes en la cuenta, pero… !ves demasiada televisión!-

-¡Eeehh…cómo…ya…!-
 
-No pretendo molestarte, solo quiero hacértelo ver, Sonia.
Te levantas y desayunas frente a ella, y mientras pones orden en tu casa, no la apagas, la sigues escuchando y corres de continuo a ver quién está hablando…¿es verdad, o…no?.
Pero eso no es vivir, te tiene maniatada, estás obsesionada, tu tiempo no es gratuito. 
¿No es el tiempo oro?… no te parece que lo pagas con exceso?
 
-Pero si me hace tanta compañía, hago las cuatro cosas obligadas y todo el día ya me sobra, me distrae, gracias a ella no me siento sola.-
 
-¡Querida Sonia!, eso no es distraerse, eso es abstraerse…
Es como dormir sin descansar. Apaga y estate en lo que haces, estar en ti es vivir, sentirás la vida transcurrir, ahora se te escapa mientras estás en otra onda despistada…. mira tu pensar, mira tu sentir.
La televisión te roba la existencia, ¡que ya es decir!.
Ríes, lloras, dices que disfrutas con tus series… y te gusta saber de esas historias ajenas tan espinosas… pero todo eso es ficción, nada es real, nada de eso te debe engañar.
Te digo todo esto con la mejor intención…no lo dudes. 
No te das cuenta, pero incluso a mis comentarios, o los tuyos los rematas con slogans…”porque yo lo valgo”, “el secreto está en la masa”, ” fina y segura”… aunque no hablemos de cosmética, ni de pan, ni de compresas… lo adornas todo con mensajes publicitarios, has llenado tu cabeza de sentencias. Si hasta dijiste que habías soñado con el comisario “ese” tan guapo…
No hablas por lo que piensas,  repites triunfante frases hechas.
¡Y…me preocupas la verdad!
Desaprovechas tu capacidad de pensar. Nunca fuiste así. 
Te crees todo lo que en pantalla oyes, y te aseguro que la tele ¡nunca, nunca, nunca!, la verdad dice.
Y si son medias verdades… mentiras premeditadas, son las peores.
Aguantas coloquios interminables, ininteligibles por saber de la actualidad y prestas escaso interés a lo que de cerca te rodea, apaga 10′ por favor y mírame, ¡atiende…!-
 
– Dimee… ¡ah, dices que apague!-
 
-Digo… que la vida te da mucho más que un sillón y un televisor. 
La vida te brinda la oportunidad de sentir felicidad real, te reta cada día, no te aburrirás, te propone cientos de opciones.
Y te ofrece el placer de mirar, ver cosas que están desde siempre ahí para ti, pequeñas, bellas y que esperan que repares en ellas, te ofrece sonidos maravillosos, la naturaleza los tiene ideales, o esos silencios totales… mágicos y tan escasos.
Te ofrece la brisa de acaricia, el Sol que abraza, la sombra que se apiada, la lluvia que refresca la cara a la naturaleza para llenarlo todo de fragancia.
 
¡Qué diferencia de la ruidera de esa “Caja de Pandora”, que te entra en la cabeza. 
 
Sé la protagonista de tu propia serie, y disfruta de tu capítulo a diario, siendo la estrella en cartelera, no seas una pasiva espectadora.
Sal a la vida que te espera para  palpitar con ella y apártate de compañías perversas.-
 
-También te digo Sonia, que ver la tele, mal no te hará, si seleccionas aquello que no te presiona, “un  rato” a veces conviene abstraerse.
 
-Con mesura, ¿vale?-
 
 
 

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: