SURCANDO EL BARRANCO DE LA TEJERA

Atracamos nuestra nave en Calmarza y nos trasladamos allá por donde el Mesa se derrama. Queríamos navegar por las Hoces del río Mesa, un profundo cañón llamado Tejera que serpentea entre las mesetas que separan los límites de Guadalajara y Zaragoza. Desplegamos nuestras velas y zarpamos siguiendo las balizas blancas y amarillas del sendero PR-Z 90. Pronto salimos a mar abierto entre gigantescas olas que amenazaban con aplastarnos. Verticalmente embestían nuestra nao en tanto que nos aferrábamos al timón para que no frustrara nuestro rumbo. A contra corriente fuimos partiendo de la Tejera mientras el océano se tranquilizaba. Entramos en un delta que penetra en la extensa llanura, uniendo el pueblo de Algar de Mesa (Guadalajara) con los Pajares de Calmarza . Tras una serena travesía, atrapamos el mirador de los Buitres y nos precipitamos por el precipicio que se despeña sobre el río Mesa. Desde su espectacular mirador tomamos una vía poco definida que nos llevaría al principio de nuestra singladura. La corriente empezó a zigzaguear de manera brusca, perdiendo fuerza cuando llegamos a un pinar. Arribamos a la orilla del río empujados por la marea. En este punto, cruzamos el Mesa a través de un puente de madera que nos dejó en la ribera de la carretera. Por ella navegamos una milla hasta la cascada del Pozo Redondo. Y una vez recalamos de nuevo en Calmarza, con cerveza brindamos en su bar por esta preciosa derrota marítima.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: