ELLA ES MI HERMANA

Eran cinco vueltas a un circuito de quinientos metros. Hacía tiempo que no participaba en una carrera. Mi cuerpo no estaba preparado para un esfuerzo así. Tampoco mi cabeza. Sé que hay que tener una preparación mental muy fuerte para soportar el sufrimiento y continuar. Sonó el disparo y salí como una exhalación. En la primera vuelta iba de los primeras. En la segunda, por la mitad del pelotón. En la tercera, estaba en la última posición. Mientras corría, me iba diciendo: «Abandono, abandono, ¿para qué seguir?». Empecé a disminuir voluntariamente la velocidad con el propósito de parar, pero en ese momento oí los gritos del público animándome a seguir. De repente, mis piernas parecían no pesarme. Mis fuerzas parecían renovadas. El dolor había desaparecido. Era como si me hubiese dopado, y decidí continuar, no ya para ganar la prueba sino para llegar a la meta. Mis compañeros hacía rato que habían llegado a ella y yo seguía oyendo al público vitoreándome, pronunciando mi nombre y haciendo palmas, «¡vamos, vamos María Pilar, ánimo!». Cuando emboqué la recta final, cansada, con agujetas, doliéndome hasta el alma, me dije: «Haré un último esfuerzo para corresponder a la gente que me quiere». Y aumenté el ritmo de mi zancada en el sprint final. Cuando llegué a la meta, di otra vuelta más a la pista, esta vez caminando. Levanté los brazos y agradecí calurosamente al público los ánimos que me habían dado para acabar la prueba.
Tenía cáncer de mama. He querido ilustrar con esta historia, sacada de mi experiencia en las carreras, lo que pasó por mi cabeza cuando los médicos me comunicaron la dura noticia de mi enfermedad. El amor que me transmitió la gente que me quiere, supuso mi salvación. Gracias a ellos no me deprimí; me insuflaron las ganas de luchar, las ganas de seguir viviendo…

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: