EL ROMERO ENTRE LAS ROCAS

 

La poesía crece en cualquier sitio
. La semana pasada estuve en Torre de las Arcas (Teruel) y bajé por los bellos Estrechos del río Cabra y me encontré esta poesía prendida de sus paredes. Decía así:” La que tiene fuego en los ojos/. La que en los Estrechos del río de la Vida/ agarró en el hueco de una roca/ donde el viento dejó unos granos de arena olvidadas/. La que un día, un ave cualquiera depositó/ envuelta en sus heces una semilla/ y creció valiente una rama pequeña/, y le salieron los dientes para reírse del mundo y sus riadas/. Para pasar de sus sequías y de sus aguas/ estancadas. Para mirar desde arriba/ lo que se cuece en este valle de criaturas petrificadas/. Para poner una nota de vida en este espacio sin alma/… La que tiene un incendio en la mirada/. La que me deja las manos impregnadas/ de un aroma a campo, a romero, a salvia/… A fruta salvaje. A tierra mojada/. La que me sabe a cerezas frescas. La que me recuerda mi infancia/. La que le arde la retina a llamaradas/. 
Al verla allí, colgada, cogí este ramillete para plantarlo en mi casa. Espero que le deje las manos bien perfumadas…

1 Comments

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: