El mejor amigo del hombre

Él no tiene ojos, pero ve. No tiene piernas, pero camina. Él no tiene oídos, pero escucha. No tiene brazos, pero abraza. Él no pide nada, pero lo da todo. No tiene labios, pero habla con el corazón en la boca. Él es el amigo que nunca te abandona, que se queda cuando todos huyen. Que, en los peores momentos, está ahí para echarte una mano. Para consolarte. Para aconsejarte. Para hacerte reflexionar. Para abrirte su casa. Para ponerte un plato en la mesa. Él es el amigo a quien todo le puedes confiar con la certeza de que tus secretos jamás serán desvelados. Él es el amigo que siempre tendrá una palabra para decirte que te hará subir el ánimo si lo escuchas con atención. Y a pesar de que lo tengas olvidado en un rincón. A pesar de que él sabe de qué vuestra amistad sea puro interés. A pesar de que solo acudas a él para pasar el rato. A pesar de que algún día lo despreciaste. A pesar de que te enojes con él porque no te gusten sus respuestas, él jamás te lo echará en cara. Sino que se abrirá a ti para darte lo mejor de él, sin rencores ni resentimientos. Porque él no es un perro que te lame la mano en cualquier circunstancia, no. En muchas ocasiones, su opinión no coincidirá con la tuya, pero a pesar de todo, él siempre te será franco. Sí, todo eso y más es el libro…

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: