TIEMPO

El tiempo no son los segundos que marca el reloj.

No son los días que viaja el Sol. El tiempo para nosotros es: SENSACION.

Un sinvivir lento… pesado… amargo… cuando se sufre, por la promesa que  hicieron y nunca se cumple.

O, una dulce y segura espera, si larga….. mas huella.

O, una eterna primavera, cuando se encuentra el alma gemela.

O, un lento transcurrir en silencio, por un vacío profundo, en época de luto.

El tiempo es, la sensación de vivir.

Esas sensaciones, marcan nuestro TIEMPO.

Impronta que se marca a fuego, con minutos que se hacen eternos… o días que se van corriendo.

No importa vivir 80 años, si las sensaciones (ese tiempo), nos han hecho viejos… las habremos aprovechado?.

Con 80, TIEMPO ha sobrado, para construir un ego y desmontarlo. 

En los primeros el hombre simplemente vive, en los segundos el espíritu vivir, se ve.

El TIEMPO se aprovecha, para volver a la inocencia, como enseña la experiencia.

Infinitas sensaciones que nos van mostrando en lo secreto, la persona que llevamos dentro.

Ese tiempo es el REAL, el que nos atrapa… y atrapamos, ese es nuestro reloj, su tic-tac son suspiros, qué nos hacen sonreir, añorar, o sollozar.

Hay tiempos que vuelven, qué recreamos, con sensaciones que revivimos emocionados, o que al revivirlos vemos, que erramos…

Tiempo que no es «a menos cuarto» o «y media», tiempo que son vivencias, que es nuestra historia.

Hay sensaciónes que nos hacen vibrar, que nos hacen conscientes de ese… tic-tac, tic-tac…

Sensaciones al minuto, en acto, nos informan si debemos cambiar el futuro, o por su bondad, con esa sensación continuar…. conservar…. eternizar…..

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: