Invierno nevado

Contemplo la avenida tras el cristal.

Seres solitarios, sedientos de calor,

se desplazan como robots programados,

formando parte de una estampa fría,

blanca y gris.

No soporto contemplarlo por más tiempo.

Corro la cortina y me acuesto

en mi cama de sábanas pintadas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: